Te pica la piel después de cada ducha?

La ropa se queda rasposa, aun que pongas suavizante?

Ahorra hasta un 70% de productos de aseo personal y de limpieza del hogar Los electrodomésticos funcionan mejor y durante más tiempo.

Podemos abastecer ofrecer cualquier maquina descalcificadora, sea la demanda de agua o tratamiento de agua, indistintamente el volumen que se necesite. Desde casas particulares con poco consumo, comunidades de vecinos con baja o media demanda de agua, comunidades con gran demanda y hoteles.

La dureza del agua es distinta en cada región y depende de las características del terreno que del agua de la lluvia antes de que pase a las aguas subterráneas. El agua dura (con cal) es la que contiene altas cantidades de calcio y magnesio en forma de sales, responsables de la formación de incrustaciones de cal y precipitados

Las incrustaciones son un serio problema causado por la dureza del agua. Las tuberías por las que circula agua dura, incrustante, tanto fría como caliente, se van obstruyendo lentamente.

Las incrustaciones forman una capa en el interior de conductos o tuberías, calentadores de agua, calderas y accesorios, provocando una progresiva pérdida de eficiencia y contribuyendo a su deterioro prematuro. A su vez, las sales reaccionan con el jabón y detergentes formando una sustancia insoluble que no se disolverá en el agua y, en cambio, sedimentará o precipitará.

Como consecuencia, durante el lavado, por ejemplo, el jabón no disuelto se deposita en las telas, apagando los colores y amarilleando o desluciendo los blancos. Estos precipitados se adhieren a las bras del tejido haciéndolas más frágiles y ásperas. El agua dura deja desagradables marcas en los azulejos al tiempo que dificulta el aseo personal al dejar restos de precipitado en la piel y el cabello. Además, las sales del agua hacen que sea necesario una mayor cantidad de jabón o detergente para limpiar correctamente. Por tanto, el agua dura supone malgastar jabón y productos de limpieza.